Cómo Tener un Cuerpo Saludable y Por qué

Para tener un cuerpo saludable, es importante tener una buena dieta y practicar ejercicios físicos regularmente ya que de esta forma estimulara su metabolismo y alavés esto actúa como prevención a ciertas enfermedades y cáncer.

La salud del ser humano está condicionada a múltiples factores, entre ellos la alimentación.
La alimentación debe ser sana y equilibrada, es decir debe favorecer la armonía del organismo y proporcionar la energía necesaria para sobrellevar la actividad diaria. La importancia de llevar una dieta sana y equilibrada se justifica par tener salud y para prevenir enfermedades.

Para que una alimentación sea equilibrada ha de cumplir una serie de requisitos, entre ellos el proporcionar todas las sustancias necesarias para el organismo, respetando criterios de cantidad y calidad. Teniendo siempre en consideración que la cantidad de sustancias nutritivas que se deben ingerir vendrá determinada en función del peso de la persona, su edad y su actividad.
Existen tres normas fundamentales para elaborar una dieta sana y equilibrada:

  1. Tener en cuenta el valor nutritivo de los alimentos.
  2. Tener en cuenta las necesidades energéticas del organismo que deben cubrir los nutrientes, es decir, la dieta debe aportar la energía suficiente para cubrir las necesidades del organismo.
  3. Elaborar una distribución adecuada de los alimentos.

No existe ningún alimento completo al cien por cien, es decir, ningún alimento aporta todos los nutrientes necesarios para el organismo, (a excepción de la leche en los primeros meses de vida); por esta razón las dietas deben ser variadas, complementando alimentos en función del aporte de nutrientes de cada uno.

Los alimentos como las frutas nos proporcionan una buena nutrición y salud, según algunos estudios esta es la mejor manera reducir el padecimiento del cáncer. Los científicos han estudiado a muchas de las personas que están padeciendo de cáncer observando su nutrición llegando a la conclusión que la mayoría de personas no involucrado los alimentos antioxidantes lo que aumenta las probabilidades de convertirse en candidato a desarrollar el cáncer por el contrario las personas que comieron frutas regularmente neutralizan las células cancerígenas.

En nuestro medio podemos encontrar alimentos que nos ayudaran aprevenir o disminuir el riesgo del padecimiento del cáncer por ejemplo los arándanos, fresas frambuesas y zarzamora que ayudan a evitar el cáncer de pulmón, piel, próstata, esófago e hígado.

Mientras que el ajo, cebolla y cebollín le ayudara a prevenir cáncer en el estómago de igual manera los huevos, pescado, granos, lácteos, hígado, nueces, verduras vegetales nos ayudaran a prevenir el cáncer en la boca del estómago, colon, mamas pulmón y próstata.
A modo de conclusión señalaremos que las dietas siempre deben adecuarse a las características individuales de cada persona.

Es muy importante que lleves una nutrición saludable en tu diario vivir es por eso que debes comer para vivir no vivas para comer.